Llámanos: 3108586553 | 0314570940

El Encanto de Bella Suiza

Al norte de Bogotá, entre las calles 127 y 128, y las carreras séptima y novena, se encuentra un pequeño y próspero trozo de Europa en Colombia. Bella Suiza, el barrio en el que cada vez más personas desean vivir, con sus humildes inicios, curiosidades y grandes avances para la comunidad.

Perteneciente a la localidad de Usaquén, Bella Suiza es un barrio en crecimiento, con una privilegiada ubicación en la ciudad, que se encuentra en la mira de quienes buscan un buen lugar para asentarse, tener familia o adquirir su primer espacio propio, al estar cerca de universidades y diversas zonas comerciales, y de esparcimiento.

Del parecido al nombre

Entendamos un poco de sus orígenes. A pesar de lo que muchos creen, esta extensión de metros cuadrados no lleva su nombre por tener parecido alguno con el conocido país exportador de relojes y chocolates de primera calidad. En realidad, las raíces de la pintoresca forma en que fue bautizado, son del tipo gastronómico y cultural.

Antes de adentrarse en la década de los sesenta, un suizo visionario se tomó un local en la carrera séptima con 128 y fundó su propio sitio de cocina internacional y boliche, al cual, en honor a su tierra natal, bautizó “La Bella Suiza”.

Para finales de los años cincuenta, Usaquén no era el mar de establecimientos comerciales que es ahora, por lo cual, no fue nada raro que la atención del bogotano se centrara en el primer restaurante con características novedosas de la región.

Fue tal el éxito y la popularidad del restaurante que se comenzaron a referir a aquella parte de la ciudad como Bella Suiza, hasta que los lugareños lo adoptaron como propio. La confusión sobre la procedencia del nombre obedece además a un tema de arquitectura, muy sencillo de explicar.

Gracias a la oleada de emigración europea de la época, muchas familias del viejo continente comenzaron a hacer vida en Colombia, trayendo consigo parte de su cultura, construyendo viviendas acordes a lo que habían aprendido de sus respectivos países. 

Es por ello que en el pequeño barrio se podían encontrar muchas casas de estilo español, holandés e inglés, que quien nunca visitó alguno de estos lugares, sería incapaz de diferenciar de dónde provenían. Así, se empezó a tener la creencia que esos diseños, ajenos a la arquitectura bogotana, eran de Suiza.

La curiosa parroquia Cristo Maestro

Como todo barrio tradicional de la capital, Bella Suiza cuenta con un templo católico, donde se ofician misas regularmente, como en cualquier otro. Pero ésta, en definitiva, no es una iglesia común. 

El 30 de noviembre de 1965 fue inaugurada esta interesante edificación, gracias a los padres eudistas que residían en Usaquén, entre ellos, el padre Hipólito Arias, quien se convertiría más tarde en su primer párroco. Hasta ese momento, las misas se celebraban en lo que se conoce hoy como el parque de Bella Suiza.

Su apariencia es llamativa a primera vista, no todos los días te encuentras una iglesia con paredes amarillas, erigidas sobre piedra; puertas de madera, pintadas de naranja, talladas con figuras de Cristo; pequeñas ventanas; tejas de corte español; balcones en madera y una gran cúpula de cobre oxidado, de la que se extiende una punta aguja hacia el cielo, que termina en una cruz.

Es difícil determinar qué corriente inspiró el diseño de esta curiosidad arquitectónica, pero dentro aguardan aún más detalles peculiares. En su interior se encuentran no 12, sino 13 figuras de los apóstoles (incluyendo a San Pablo), traídas desde la capital del Perú (Lima).

Destaca también una imágen de La Virgen del Apocalipsis -sí está leyendo bien, Virgen del Apocalipsis-, una figura alada con una serpiente a sus pies, obra inspirada en un pasaje de dicho libro de la biblia. Ésta y una imagen del divino niño fueron traídas desde España.

La iglesia cuenta también con mil cenizarios, abiertos a la población para que depositen en ellos las cenizas de sus difuntos. Para el año 2007, este servicio a la comunidad tenía el valor de un millón de pesos colombianos.Y por último, a un lado del altar, se encuentra la bandera de Colombia, mientras que del otro, está la bandera del Vaticano.

Un salto a la modernidad

De las casas que representaron una huella de la inmigración causada por la guerra, queda muy poco, la Bella Suiza de hoy se ha convertido en un reflejo del estilo de vida de la nueva era, con grandes edificios de lujosos apartamentos. Sin embargo, los vecinos mantienen el mismo espíritu de conservación y respeto por lo suyo.

Volviendo al tema de la modernidad, nada más para el año 2016 se creó en uno de sus edificios el primer jardín vertical del sector, una fachada verde de unos 31 m2, con más de 800 plantas, de 16 especies distintas. 

Por si fuera poco, el barrio está enmarcado por tres parques que le brindan un clima agradable y sirven de espacios recreativo, y deportivos. Eso sin contar la cultura “animal lover” que se tiene en la comunidad. Se estima que haya al menos un perro por cada dos habitantes, lo que vuelve la presencia de los parques sumamente conveniente.

Entre los cerezos, eucaliptos, duraznos, brevos y el resto de la vegetación,los lugareños pasean a sus mascotas y hacen uso de los dispensadores de bolsas para recoger deshechos, que ellos mismos han dispuesto en varios puntos.

Y si todavía quedan dudas de porqué es esta zona residencial es tan codiciada, su ubicación  y vías de acceso son más que favorables para la vida urbana. Está cerca de importantes centros comerciales como Unicentro y Hacienda Santa Bárbara, cuenta con la Unidad Quirurgica Los Alpes y otras clínicas, y centros médicos.

Tener a la vuelta de la esquina instituciones como el Colegio Liceo Bella Suiza o el Instituto Pedagógico Nacional, son plus para las familias con integrantes en formación académica, pero también es el sitio ideal para jóvenes estudiantes (de la Universidad El Bosque, por ejemplo) que quieren independizarse adquiriendo un apartamento en venta en Bogotá norte, o un apartaestudio cómodo, moderno y bien ubicado. 

No es de extrañar que haya una dura competencia inmobiliaria y oportunidades de compra y arrendamiento constantes en Bella Suiza, sector que brinda tantos beneficios prácticos y que envuelve con su peculiar encanto de mezcla cultural, áreas verdes y crecimiento incesante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Permítenos ayudarte