Llámanos: 3108586553 | 0314570940

El Mercado Inmobiliario no está en Cuarentena

Desde el inicio de las cuarentenas causadas por la pandemia de Covid-19, la economía global ha sufrido un alto impacto en todos sus sectores. En este momento histórico sin precedentes, muchos de estos sectores han sufrido enormemente, mientras que el panorama en bienes raíces no pinta nada mal.

A pesar de atravesar un período de paralización en las construcciones de viviendas y ahora, con las nuevas regularizaciones, la producción se ha entorpecido causando retrasos y otros problemas, la realidad ha mostrado una tendencia en las personas a apostarle a este tipo de inversiones, contra todo pronóstico. 

El comportamiento del mercado

Durante el primer semestre de 2020, las ventas en el sector inmobiliario sufrieron una disminución de tan solo el 2,5%, en comparación con el año pasado. Esta cifra habla muy bien de la solidez con la que se ha mantenido y la consciencia colectiva sobre la seguridad financiera que brindan este tipo de inversiones frente a cualquier otra.

En el primer trimestre, aunque las salas de ventas se encontraban cerradas (por el riesgo de contagio), los bogotanos dieron continuidad a la compra de inmuebles a través de las salas de ventas virtuales, creadas precisamente para atender la nueva normalidad que vivimos.

Se cree que gracias a la crisis del 2008 aprendimos a asegurarnos y blindar nuestra economía, al menos en las zonas que se permiten mayor impermeabilización, en cuanto a riesgos. El mercado inmobiliario es un ejemplo de ello, mostrando durante la pandemia un índice mínimo de endeudamiento, buen desarrollo y alternativas innovadoras que lo mantienen en pie.

La disminución en las ventas, aunque es pequeña, responde no sólo a las dificultades que representa el aislamiento social para concretar ventas y la disminución de fuentes de empleo a los posibles compradores, es un reflejo de un comportamiento normal que se presenta en las épocas de crisis.

En este tipo de escenarios, es usual que las ventas de bienes raíces experimenten un deceso, que va ligado a la falta de confianza de las personas al momento de realizar inversiones de capital, por otra parte, muchos esperan un panorama fatalista en el que la economía sufra tanto que desemboque en una caída abrupta de los precios, lo que se traduciría a propiedades de mejor calidad a una tarifa inusualmente baja. 

Oportunidad en vivienda social y subsidiadas

No se puede negar que el comportamiento favorable del sector inmobiliario está relacionado con la fuerza que se le ha dado a construcción de viviendas de interés social y a los nuevos programas de ayuda, como el plan de subsidio de viviendas lanzado el mes de junio, destinado a beneficiar 200.000 familias interesadas en adquirir inmuebles tanto VIS como no VIS.

Según la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), el aumento de las viviendas subsidiables en Bogotá es tan significativo, que representa el 80% de la totalidad de las propiedades existentes a la fecha en el mercado.

Las cifras hablan por sí solas, cuando destacamos que Bogotá recibió en su primer semestre un motor de inversión de $3,37 billones, a la vez que Cundinamarca estaba recibiendo el monto de $1,82 billones. Con la gran cantidad de subsidios, la inflación controlada, las tasas de interés favorables y el dólar aún dentro de los parámetros positivos, la pandemia se ha presentado como un momento de oportunidad para muchos.

Aunque la economía colombiana ha sido golpeada fuertemente, el Covid-19 no ha sido impedimento para que muchos empresarios y sectores se alcen desde nuevas estrategias, y tecnologías, al resto de los ciudadanos les queda la tarea de identificar dónde están las fuentes de oportunidades para no sucumbir ante la desesperación y lograr remontar financieramente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Permítenos ayudarte