Llámanos: 3108586553 | 0314570940

Programa de Subsidios de vivienda 2020

A principios del mes de junio, el gobierno nacional dio a conocer un nuevo plan de subsidios de vivienda, con un alcance y dimensiones nunca antes vistos en el país. Se trata de un programa centrado en beneficiar a 200.000 familias, generar cerca de 320.000 fuentes de empleo e impulsar la economía colombiana en general.

Este programa de subsidios para la compra de viviendas está dirigido a familias de clase media, a la población más vulnerable y aquellos que quieran adquirir una segunda propiedad como forma de inversión. Por sus características, promete favorecer a distintos grupos familiares y no a un sólo estrato.

A partir del segundo semestre de 2020, y durante los siguientes dos años, los colombianos podrán acceder a éste plan que consiste en subsidiar la cuota tanto de inmuebles de interés social (VIS) como no VIS; los segundos, de un valor no mayor a $438 millones. Se darán 200.000 subsidios repartidos mitad y mitad entre ambos tipos de viviendas.

Cómo funciona

El auxilio para la adquisición de viviendas de interés social se otorgará a familias cuyo ingreso mensual total sea menor a cuatro salarios mínimos. Para las propiedades no VIS, la ayuda se brindará a cualquier persona, indiferentemente de sus ingresos, durante los primeros siete años. Si las familias ya son propietarias de alguna vivienda no deben preocuparse, en ninguno de los casos ese aspecto es tomado en cuenta.

Uno de los mayores beneficios del programa es que ofrece cuotas fijas, medida que facilita que el ingreso familiar se vaya ajustando con los años y que los deudores logren incrementar su poder adquisitivo. 

Estas son buenas noticias para las personas interesadas en comprar apartamentos nuevos en Bogotá, sobre todo en la zona norte, dado que, por ser la capital, no todos cuentan con el nivel económico necesario para cubrir el costo de una vivienda. 

Según el Ministerio de Vivienda, si un comprador que cuente con dos salarios mínimos se interesa en una vivienda de $80 millones, a 30 años, en vez de pagar una cuota mensual de 602.000, pasaría a cancelar cuotas de 267.000. Si el mismo está afiliado a caja de compensación, la cuota se reduciría a $179.000.

Por otra parte, una familia que compre una casa o apartamento de $200 millones, a 30 años y disponga del 30% de la cuota inicial, vería una reducción en su mensualidad, que pasaría de 929.000 a 490.000. En total, la ayuda sería de al menos $36 millones.

Impacto económico

La iniciativa del gobierno, lógicamente, tiene un trasfondo. En 2019 el sector inmobiliario atravesó su mejor año en cuanto a ventas de viviendas de interés social, al igual que se experimentó un gran momento para las ventas no VIS durante la misma temporada.  En general la economía nacional se vio altamente beneficiada por la alza en dicho sector.

Esto responde a la necesidad de expansión y crecimiento de ciudades como Bogotá y Medellín, que se encuentran activamente requiriendo que se aumente la construcción de  casas y apartamentos de todos los estilos, para cubrir la demanda de vivienda actual.

Para 2020 se estimaba que la tendencia continuara, de hecho, en enero se vendieron 25.000 viviendas VIS, pero la pandemia de COVID-19 afectó también este sector. El confinamiento desencadenó en una reducción en las ventas de un 60%, reducción negativa para todos, en cuanto a la tasa de desempleo y el impacto económico en general.

Los estragos de la emergencia sanitaria son la razón por la cual se tomó el subsidio como medida para incentivar a la población a tomar este momento como una oportunidad para invertir en su vivienda propia y en sus futuros. 

Con tantos proyectos prometedores en excelentes zonas, el plan de subsidios brinda el escenario ideal para que personas cuyas finanzas no les permitían siquiera pensar en comprar un apartamento en el norte de Bogotá, por ejemplo, puedan hacerlo realidad con un sistema de pagos cómodos y asequibles. 

Tanto el gobierno como el Ministerio de Vivienda esperan que esta medida ayude a solucionar en parte los problemas generados a raíz de la contingencia por la pandemia, mientras las constructoras y todo el sector inmobiliario se preparan para retomar el ritmo de productividad que mantenían, expectantes de que la población no desaproveche esta ocasión única de invertir en una propiedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Permítenos ayudarte